Casa del Sur


Mis obras revisan las relaciones existentes entre cuerpo y espacio, tensión y movimiento, a través de series complejas que intentan investigar y explorar la espacialidad de la pintura.

La pintura captura el espacio arquitectónico parodiando sus coordenadas, desandando bordes y límites, generando tensiones en aquel que las transite.

Las referencias urbanas son para mí, un lienzo en el que se pinta un cuadro sobre otro. La experiencia urbana, entendida como una voz polifónica, es la que va escribiendo un texto sobre nosotros, indisoluble en las formas, impensable la una sin la otra. Hay cuerpo, hay trama, hay volumen, hay desplazamiento, hay texto, hay olor, hay color, hay historia.

No se trata de una copia fiel de una arquitectura sino de lo que alcanza para producir una alteración de la semejanza. La construcción de la obra propone un distanciamiento entre lo que el ojo puede ver, y lo que no se verá jamás. Una abstracción que no puede entender el cuerpo separado de su entorno.

Elijo los colores que pueden representar la imagen a partir de ver el entorno, el significado de esa arquitectura en la comunidad o lo que representa para la sociedad.

La arquitectura de la Casa del Sur fue traducida en un patrón óptico a través del cual las particularidades de quien mire son incluidas a la hora de incorporar un recorte del paisaje que lo rodea. Un recuerdo de lo percibido. (Balcones, molduras, columnas y rejas son incorporados).

Los tramos que construyen el diseño son 23 como la cantidad de provincias que tiene la Argentina.

La paleta que se presenta para este proyecto consideró el aspecto federal que la Casa del Sur adquirirá en la ciudad de Buenos Aires tomando los colores ROJO- AMARILLO- CELESTE que se encuentran en las distintas banderas provinciales.

Rojo representa el federalismo y es el color del ceibo nuestra flor nacional, el Ceibo, el celeste de la bandera Nacional, de los océanos que bordean el continente, del manto de la Virgen de Lujan Patrona de Argentina, y el amarillo del sol que ilumina todo el territorio.

Inés Raiteri. 2016



Volver a Textos